Esquire Theme by Matthew Buchanan
Social icons by Tim van Damme

14

Dic

J. Ford

J. Ford

MadMen

MadMen

Metrópolis

Metrópolis

Días de tinta: él no vive el mundo

diasdetinta:


“¿Otra copa?”, me preguntan. “Otra copa”, respondo. Alzo el vaso y jugueteo con la espuma rezagada. Las botellas de colores se apiñan en las baldas, cansadas de los malabares. Me siento desnudo. En un bar de copas, la gente viste tacones, mangas hasta los codos y mezclas exóticas….

06

Ago

Termina el Arenal. The Wombats.  (Tomada con Instagram)

Termina el Arenal. The Wombats. (Tomada con Instagram)

30

Jul

Mixtape de ELYELLA DJs grabada especialmente para la presentación del Festival ARENAL SOUND 2012.
Vertical y transversal, justo el punto medio… entre el indie y la electrónica.
WE ARE INDIE LOVERS!!!

TRACKLIST:
Los Campesinos!- You! Me! Dancing!
Two Door Cinema Club- I can talk
Kakkmaddafakka- Restless
Crystal Fighters- I Love London
Chinese Christmas cards- Dreams
Kaiser Chiefs- Everyday I love you less and less
Catpeople- Mexican Life
Lori Meyers- Mi realidad
Digitalism- 2 hearts
The Wombats- Techno fan
El Columpio asesino- Toro (Kane remix)
Metronomy- A Thing for me (Sinden remix)
Grises- Plástico eléctrico (Readapted by Bilbadino)
Monarchy- Love get out of my way (Benny Benassi remix)
The Sounds- Tony the beat (Rex The Dog mix)
Felix da Houscat- Silver Screen (Original Mix)
Love of Lesbian- Allí donde solíamos gritar (Amable & Niño remix)
Mumbai Science- Lotus (Original mix)
The Ting Tings- Hands
Clap your Hands Say Yeah- Clap your Hands
Anni B Sweet - Take on me

Más info:
www.facebook.com/elyelladjs
www.twitter.com/elyelladjs
http://www.arenalsound.com/

Foto:Fernando Gimeno
Art direction: Alex Amorós for undercreatives
www.undercreatives.com

26

Jul

"El Luisma" ya no es tonto.

“El país se hunde”, predicen algunos. Otros, más conscientes, saben que no solo España se encuentra moribunda, si no que casi todo el continente Europeo se encuentra a la espera de una resurrección que nunca llega. Los hay incluso que avecinan una Tercera Guerra Mundial. “Cualquier día nos bombardean los americanos” se rumorea por las peluquerías. Y no se equivocan demasiado. Excepto por lo de los bombardeos, una tercera guerra mundial (no armada) no es una predicción tan lunática como cabría pensar en pleno siglo XXI.

 

Y en medio de esta extenuante crisis, los ciudadanos de a pie tenemos que buscar remedios que alivien la agonía económica en la que nos encontramos. Buscamos olvidar por un rato las penurias que vivimos, y las que vemos a nuestro alrededor. Un libro, un paseo, algún deporte son grandes opciones por su disponibilidad económica. Pero ¿qué hay del cine?

 

Lo llamaban la fábrica de sueños. Siempre ha sido una de las posibilidades de ocio preferidas por todo el mundo. Uno iba al cine simplemente por el hecho de disfrutar. Algunos para evadirse y disfrutar del mismo modo que con cualquier otra oportunidad de diversión. Ibas, comprabas tus palomitas y tu refresco, y te sentabas en tu butaca a esperar que se apagaran las luces.

 Hoy en día ese mismo gesto no es posible para todos. Los siete euros que cuesta la entrada en la mayoría de cines de España, se ha convertido en un capricho para la mayoría de españoles. Y en esta angustia en la que nos vemos sumergidos, aparece un emprendedor. El que resultó encarnar a uno de los tontos más famosos de nuestro país, tuvo una idea. “El Luisma” ya no es tonto.

Paco León se adentró en un proyecto ambicioso. Se aventuró a presentar un largometraje, adaptado a la nueva situación del país. Una película cuyo coste se puede permitir cualquiera, y cuya disponibilidad radica en apretar un botón. Internet es la clave de este proyecto. Ya lo predicaba Alex de la Iglesia en sus últimos Goya como director de la Academia: “Internet no es el futuro, Internet es el presente”.

 

Y así lo ha demostrado “Carmina o revienta.” La película de Paco León, además de proyectarse en las salas, se encuentra disponible en dvd e Internet. Y ha resultado ser un gran éxito. La crítica le otorga grandes palabras, y la personas de a pie salimos con una sonrisa en la cara tras comprarla y disfrutarla.

11

Jul

El domingo regresa el mejor suspense de ficción de la última década televisiva. En España tendremos que esperar al lunes para disfrutar de la quinta temporada de “Breaking Bad”.

El domingo regresa el mejor suspense de ficción de la última década televisiva. En España tendremos que esperar al lunes para disfrutar de la quinta temporada de “Breaking Bad”.

Steve Buscemi en la piel de Nucky Thompson, protagonista de Boardwalk Empire. La primera serie producida por Scorsese. A propósito, el piloto está dirigido por él mismo. Con los diez primeros segundos impacta y engancha. 
Una serial de televisión fantástica.

Steve Buscemi en la piel de Nucky Thompson, protagonista de Boardwalk Empire. La primera serie producida por Scorsese. A propósito, el piloto está dirigido por él mismo. Con los diez primeros segundos impacta y engancha. 

Una serial de televisión fantástica.

05

Jul

"Sin perdón", la renovación del western.

El western envejece pero no pasa de moda. Y más que envejecer, madura. Se desarrolla hacia una estructura abierta que ya no repite el esquema clásico al que nos tenían acostumbrados los largometrajes de la década de los 60, del italiano Sergio Leone.Ya no encontramos los tradicionales primerísimos primeros planos. Desaparecen también los duelos de silencios rotos por el rugido de un revolver. Ya no hay muertes que rozaban el término de genocidio, en un burdel o una taberna del antiguo oeste.

Así lo entiende al menos, Clint Eastwood en su renovado “Sin perdón”. Este parece interesado en la reaparición de los sanguinarios forajidos a los que acostumbraba a matar “por un puñado de dólares”. Y él mismo se introduce en el antagonista al que tantas veces se enfrentó en el pasado. Ya no se atavía con su roído poncho y su imperecedero puro. Ahora el malo es él. Pero es la sombra que quedó de ese asesino.



Eastwood reaparece de nuevo como productor, director y protaganista de una de sus mejores aportaciones al mundo del cine. Moderniza el único género genuinamente cinematográfico, el western.Lo suaviza y lo adecua a un público que hace tiempo se aburrió de los grandes clásicos. Pero lo verdaderamente meritorio es que no pierde su esencia. Hace honor a las grandes obras de Leone o Ford, entre otros, sin la necesidad de cargarlo con extensos primeros planos o con increíbles trávellings, como lo hicieran sus maestros en el pasado. Recupepera los arquetipos propios de éste género. Pero estos, al igual que el propio género, parecen haber progresado para adaptarse al nuevo público.

Estos arquetipos aparecen envejecidos en los dos protagonistas de la trama. Clint Eastwood y Morgan Freeman, encarnan a dos antiguos asesinos que han alcanzado la ética y la moralidad gracias a sus respectivas esposas.

                        

No encontraremos en “Sin perdón” algo similar a los western de la época dorada del género. Sin embargo, tiene su alma, su médula y ésta además está bien viva. Tanto como para deleitarnos durante poco más de dos horas a quienes amamos el género de indios y vaqueros.Y para quienes no simpaticen con este tipo de películas, quizá este filme sea un punto de partida para abrir sus horizontes y encontrar la gran aportación que el western ha dado y dará al Séptimo Arte.

03

Jul

Terrence Malick, una conclusión.

Terrence Malick, está considerado por la crítica como uno de los mejores realizadores del momento. El apoyo del público hacia este director no se queda lejos del que muestran los entendidos del cine, y para comprobarlo podemos echar la vista atrás para descubrir la gran aceptación que tuvo “El árbol de la vida” en las salas de todo el mundo.

Premiado donde los haya, cuenta con multitud de premios en su vitrina. Entre ellos se encuentran la Concha de Oro del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, el Oso de Oro del Festival Internacional de Cine de Berlín. Mejor director y Palma de Oro en Cannes, y aunque no haya logrado hacerse con una estatuilla dorada, ha alcanzado las nominaciones de mejor guión adaptado y mejor dirección por su trabajo en “La delgada línea roja”.

Con una filmografía muy relacionada con la obra del filósofo Heidegger, Malick ha intentado captar con su cámara las sensaciones más puras. Rompiendo con la narrativa clásica, parece filmar sentimientos, más que hechos concretos. Así pues, la evocación de emociones ha sido, y sigue siendo, uno de sus principales objetivos por los que se rige a la hora de conjugar la realización de un filme.

Con grandes dosis de lirismo, Malick se mueve con gran fluidez entre una serie de temas a los que recurre con asiduidad. Como una bailarina de ballet, parece danzar, alcanzando la condición de virtuoso, entre temas como el cristianismo, la aceptación de la muerte y el amor entre otros. Entre salto y salto llega incluso a superar la fuerza gravitatoria, para profundizar en su temática. Para ello aprovecha al máximo las posibilidades que el lenguaje cinematográfico le ofrece, dotando en cada momento de la expresividad concreta que merece cada secuencia, cada escena, cada plano.

Con gran fluidez nos introduce en el universo particular de cada uno de sus largometrajes. No se esfuerza por convencer, sino que trata de mostrar con la mayor honestidad posible si visión de la vida y de la condición humana. Sin duda, el ser humano y el papel que juega en el mundo y en la naturaleza son uno de los pilares de su inspiración y así lo muestra en sus cintas, como podemos comprobar en “La delgada línea roja” o “El árbol de la vida” entre otras.

Cuando nos sentamos en una sala para degustar una película de Malick, tenemos que ir con la predisposición de que no vamos a encontrar duelos armados escalofriantes, persecuciones imposibles o tramas que tienen mucho de acción y poco de profundidad o esencia. Lo que nos encontraremos será un ejercicio, una sugestión premeditada por parte del realizador estadounidense. Nos toparemos con largometrajes que no pasarán en vano, sino que nos inducirán a reflexionar y a intentar descubrir la intención que el director ha propuesto con cada cinta.

Así pues, puede que Terrence Malick resulte un director aburrido para gran parte del público. Muchos lo comentaban, cuando a los veinte minutos del comienzo de “El árbol de la vida”, se levantaban de sus asientos cansados de ver “imágenes de icebergs y volcanes”. Pero será aburrido para quienes vayan al cine con la inclinación de no pensar. Para quienes vayan al cine a pasar el rato, como quien va al parque a dar de comer a los patos.

Pero, del mismo modo que puede resultar un “tostón” para algunos, para otros puede convertirse en un interesantísimo documento audiovisual. Y actualmente el cine necesita más dosis de largometrajes “inteligentes”, o que al menos inviten a ejercitar la inteligencia.

04

Mayo

pobrecaballero:

Mi primer regalo! (Tomada con instagram)

pobrecaballero:

Mi primer regalo! (Tomada con instagram)